Impacto del cierre de escuelas, en el marco de la emergencia sanitaria por la COVID-19

Por: Andrés Pacherres y Stephany Santos


La educación es un derecho fundamental de la persona en sociedad, transforma vidas y es una herramienta esencial para el desarrollo humano. (UNESCO, 2021)

Invertir en educación implica apostar por una mejor sociedad para sus habitantes. Sin embargo, este derecho se ha visto afectado desde que arribó la emergencia sanitaria por la COVID-19.


Desde el 11 de marzo, cuando se declaró el estado de emergencia sanitaria a nivel nacional hasta la fecha, niños y jóvenes aún no regresan a clases, ya sea en un formato totalmente presencial o semipresencial. Para entender el cierre de escuelas y el retorno a clases presenciales se necesita analizar la información y experiencias de otros países; pero el factor más importante es el contexto de cada país, región y comunidad.


A nivel global, el control y estado de la pandemia es heterogéneo entre las 5 regiones. Por ejemplo, la vacunación avanza a ritmo desigual en regiones como Europa y América del Norte que superan el 40% de población totalmente inmunizada. En el sentido opuesto, la región de África apenas ha podido inmunizar al 2.3 % de su población. (Our World in Data, 2021)


La Organización Mundial de la Salud ha criticado las medidas de los países con altos ingresos al haber aprobado el uso de terceras dosis o boosters, haciendo un llamado a priorizar la equidad en la distribución global de vacunas. (New York Times, 2021)


COVID-19 en niños y adolescentes


A nivel mundial, es importante contextualizar que existen nuevas variantes del SARS-CoV-2. Con mayor énfasis en las variantes denominadas “Delta” y “Lambda” por la OMS.

La variante Delta tiene mayor transmisibilidad entre personas, siendo 60% más transmisible que la variante Alpha. También se ha reportado que esta tiene mayor capacidad de infectar las células de las vías respiratorias. Por otro lado, la variante Lambda es la que más predomina en nuestro territorio.


Las características epidemiológicas de los niños/as y adolescentes varían de país, en base a las restricciones, vacunación, determinantes sociales, etc. Cabe mencionar que la edad es un factor muy importante en la mortalidad por COVID-19. En ese sentido, los niños tienen un índice de letalidad por infección entre 0.001 a 0.01%, a comparación de los adultos mayores que es superior al 5 o 10%.


Igualmente, las hospitalizaciones y requerimiento de UCI entre niños y adolescentes fueron muy bajos a comparación de los demás grupos etarios. En ese sentido, según reportes de Inglaterra, las muertes asociadas a COVID-19 en niños son muy raras. Sin embargo, se deben considerar otros factores como: variantes emergentes (Delta y Lambda), comorbilidades y “COVID persistente o largo”. (Nature, 2021).


Efectos del cierre de escuelas


La implementación de programas educativos a distancia en el Perú fue muy heterogénea entre el sector privado y el público. El primero, utilizó diferentes plataformas para conectarse de manera sincrónica y asincrónica con sus estudiantes. El sector público utilizó la estrategia de “Aprendo En Casa” difundiéndose por TV y radio, al igual que la entrega de tablets.


El impacto en el proceso de aprendizaje es grande para esta generación. El Banco Mundial calcula que la pandemia ocasionará la pérdida de 2.4 años en educación. Se ha generado evidencia desde el contexto de otros países como Bélgica que reportó una disminución en los promedios de matemáticas y lenguaje para el 2020. Asimismo, los promedios de notas fueron 1/5 más bajos a comparación de años pasados y estas incrementan si las madres tienen un nivel educativo menor o viven en un barrio pobre. Por otro lado, en Brasil, el puntaje en pruebas estandarizadas descendió y se estima que los alumnos aprendieron el 27.5% de lo que hubieran aprendido presencialmente. (Lichand, Doria, Neto & Cossi, 2021)


También, existen efectos negativos en las adolescentes, tales como el incremento de riesgo de matrimonio en casi 25% al año. Esto desencadena en que el 2% de niñas no regresen a la escolaridad (UNICEF, 2021). Se ha estimado que, por cada 3 meses adicionales de cuarentena total, se incrementa un 20% de episodios de violencia sexual, estimando 15 millones de nuevos casos. (UNFPA, 2020). El cierre de las instituciones educativas, cuarentenas prolongadas, pérdida de familiares y, por consiguiente, orfandad, deja a las adolescentes en un estado de vulnerabilidad, a causa del abuso sexual y matrimonio infantil.


Económicamente, se ha estimado que el cierre de escuelas equivale a una reducción del 0.8% de la tasa anual de crecimiento económico mundial y en países de bajos ingresos, a nivel individual, se estima una pérdida de 2833 dólares. De igual manera, en los países de bajos ingresos, las pérdidas en el PBI son del 43 al 61%. (Banco Mundial, 2020)

Las consecuencias a largo plazo se deben entender en el contexto de las profundas desigualdades en las sociedades y los determinantes sociales de la salud. Ante ello, a largo plazo se prevé menor productividad, incremento de las desigualdades, menores ingresos para niños y adolescentes afectados, menor empleabilidad y menor capital humano.


Impacto en la salud mental


El retorno a clases durante el estado de emergencia debido a la COVID-19 es una de las acciones que diversos países han implementado frente al impacto en la salud mental que las clases virtuales han producido en los menores de edad.


La pandemia ha generado todo tipo de cambios, siendo entre uno de los efectos más frecuentes, la ansiedad. Esta incertidumbre sobre el futuro ha generado episodios de ansiedad en adultos, jóvenes y niños, causando una reflexión sobre la salud mental de la población en el marco del COVID-19.


Así como la ansiedad otro elemento que apareció en la presente coyuntura fue la depresión, ya que el hecho de permanecer en casa sin contacto social genera en muchas ocasiones soledad y tristeza. Estos elementos agregados a los factores de riesgo de los menores de edad, como son la transición de etapas de vida y adaptación a nuevos escenarios, han podido influir en el rendimiento académico de los estudiantes, generando así un bajo desempeño o cambio de conducta; sin embargo, como las clases virtuales ya se han venido desarrollando aproximadamente un año y medio, los estudiantes han logrado adaptarse a este nuevo ambiente escolar.


Se espera que pronto se pueda volver a clases presenciales de manera gradual y paulatina, para que así los menores puedan desarrollar sus habilidades sociales e intelectuales en su centro escolar y disminuya el riesgo de afectar su salud mental y calidad de vida.


Un metaanálisis estimó la prevalencia global con 1 de cada 4 niños presentando síntomas de depresión y 1 de cada 5, síntomas de ansiedad. Asimismo, algunos factores de riesgo para desarrollar síntomas de ansiedad son la falta de rutina, adolescencia, exposición excesiva a información de COVID, frecuencia de casos en la comunidad y parientes con tareas en la primera línea. Finalmente, se ha reportado que niños con inestabilidad emocional experimentan 15.5% más estrés y tienen menores experiencias positivas de aprendizaje.


Contexto nacional


En el Perú, durante el mes de agosto se ha logrado superar el 20% de población totalmente inmunizada. (Our World In Data, 2021) A pesar de ello, se han cumplido 17 meses desde que los niños y las niñas no retornan a clases presenciales.


Según el Ministerio de Educación hay alrededor de 68,127 instituciones educativas habilitadas para la semi presencialidad de escuelas y/o programas. Asimismo, en 21 regiones se ha aprobado el regreso a clases en formato semipresencial, priorizando a sectores rurales, lo cual beneficiaría a 189 mil escolares.


Para el retorno a clases presenciales, se deben tener en cuenta tanto la evidencia internacional y el contexto nacional. Sobre la evidencia internacional, sugiere que los niños tienen menor riesgo de infección por SARS-CoV-2 y la transmisión dentro de las escuelas ha sido muy baja, aproximadamente 0.16%. La probabilidad de contagio también se mantiene baja, teniendo registros de Noruega de transmisión niño-niño de 0.9% y de niño-adulto de 1.7%. También, es más probable que maestros y empleados se contagien entre ellos, este un factor controlable con inmunización completa.


En relación al contexto nacional es imprescindible continuar con la vigilancia genómica de la variante Delta y Lambda, a fin de evitar potenciales brotes en niños, niñas y adolescentes. En ese sentido, ante el comunicado del Ministerio de Salud de una potencial tercera ola, se debe acelerar la vacunación de maestros y de la población en general. Por otro lado, se deben asegurar las condiciones de bioseguridad en las instituciones educativas, priorizando el uso de mascarillas y la ventilación adecuada. El transporte, acceso a agua y saneamiento, y las condiciones sociales son factores claves que necesitan coordinación de todos los actores.


Trivia:

  • ¿En cuanto se estima la prevalencia global de síntomas de ansiedad en niños?

  • 1 de cada 5 (correcto)

  • 1 de cada 10

  • 1 de cada 7

  • 1 de cada 4

  • ¿Cuál de los siguientes NO es un factor de riesgo para el desarrollo de síntomas ansiosos en niños y adolescentes?

  • Falta de rutina

  • Comunicación familiar (correcta)

  • Exposición a info de COVID-19

  • Adolescencia

  • ¿Los niños transmiten más y el contagio es igual que en adultos?

  • Verdadero

  • Falso (correcta)


Bibliografía:

  • Brandal, L. T., Ofitserova, T. S., Meijerink, H., Rykkvin, R., Lund, H. M., Hungnes, O., Greve-Isdahl, M., Bragstad, K., Nygård, K., & Winje, B. A. (2021). Minimal transmission of SARS-Cov-2 from paediatric COVID-19 cases in primary schools, Norway, August to November 2020. Eurosurveillance, 26(1). https://doi.org/10.2807/1560-7917.es.2020.26.1.2002011

  • Bravata, D., Cantor, J., Sood, N., & Whaley, C. (2021). Back to school: The effect of school visits during COVID-19 on COVID-19 transmission. https://doi.org/10.3386/w28645

  • COVID-19 in children and the role of school settings in transmission - second update. (2021, July 8). European Centre for Disease Prevention and Control. https://www.ecdc.europa.eu/en/publications-data/children-and-school-settings-covid-19-transmission

  • COVID-19: A threat to progress against child marriage. UNICEF DATA. (2021, July 22). https://data.unicef.org/resources/covid-19-a-threat-to-progress-against-child-marriage/.

  • Dahir, A. L. (2021, August 19). Booster shots 'make a mockery of vaccine equity,' the W.H.O.'s Africa director says. The New York Times. https://www.nytimes.com/2021/08/19/world/africa/africa-vaccine-booster-shots.html.

  • El derecho a la Educación. UNESCO. (2019, February 14). https://es.unesco.org/themes/derecho-a-educacion.

  • Iterbeke, Kaat, & De Witte, Kristof. (2020). Helpful or harmful? The role of personality traits in student experiences of the COVID-19 crisis and school closure. KU Leuven – Faculty of Economics and Business.

  • Ledford, H. (2021, July 15). Deaths from COVID 'INCREDIBLY RARE' among children. Nature News. https://www.nature.com/articles/d41586-021-01897-w.

  • Lichand, G., Dória, C. A., Neto, O. L., & Cossi, J. (2021). The impacts of remote learning in Secondary EDUCATION: Evidence from Brazil during the pandemic. https://doi.org/10.21203/rs.3.rs-568605/v1

  • Mahase, E. (2021). Covid-19: How many variants are there, and What do we know about them?: Video 1. BMJ. https://doi.org/10.1136/bmj.n1971

  • Maldonado, J. E., & De Witte, K. (2021). The effect of school closures on standardised student test outcomes. British Educational Research Journal. https://doi.org/10.1002/berj.3754

  • O’Driscoll, M., Santos, G. R., Wang, L., Cummings, D. A. T., Azman, A. S., Paireau, J., Fontanet, A., Cauchemez, S., & Salje, H. (2020). Age-specific mortality and IMMUNITY patterns OF Sars-cov-2 infection in 45 countries. Nature. https://doi.org/10.1101/2020.08.24.20180851

  • Panchal, U., Salazar de Pablo, G., Franco, M., Moreno, C., Parellada, M., Arango, C., & Fusar-Poli, P. (2021). The impact of COVID-19 lockdown on child and adolescent mental health: Systematic review. European Child & Adolescent Psychiatry. https://doi.org/10.1007/s00787-021-01856-w

  • Psacharopoulos, G., Collis, V., Patrinos, H. A., & Vegas, E. (2020). Lost wages: The COVID-19 cost of school closures. SSRN Electronic Journal. https://doi.org/10.2139/ssrn.3682160

  • Racine, N., McArthur, B. A., Cooke, J. E., Eirich, R., Zhu, J., & Madigan, S. (2021). Global prevalence of depressive and anxiety symptoms in children and adolescents during COVID-19. JAMA Pediatrics. https://doi.org/10.1001/jamapediatrics.2021.2482

  • Ritchie, H., Mathieu, E., Rodés-Guirao, L., Appel, C., Giattino, C., Ortiz-Ospina, E., Hasell, J., Macdonald, B., Beltekian, D., & Roser, M. (2020, March 5). Coronavirus (covid-19) VACCINATIONS - statistics and research. Our World in Data. https://ourworldindata.org/covid-vaccinations.

  • Simulating the potential impacts of the covid-19 school closures on schooling and learning outcomes: A set of global estimates. World Bank. (2020, June 18). https://www.worldbank.org/en/topic/education/publication/simulating-potential-impacts-of-covid-19-school-closures-learning-outcomes-a-set-of-global-estimates.

  • UNFPA. (2020, April 27). Impact of the COVID-19 pandemic on family planning and ending gender-based violence, female genital mutilation and child marriage. UNFPA - United Nations Population Fund. https://www.unfpa.org/resources/impact-covid-19-pandemic-family-planning-and-ending-gender-based-violence-female-genital