El ecoturismo: una futura actividad sostenible

Por: Treyssi Mantilla, Dalia Benavente y Fracois Guzman


Uno de los conceptos más usados para definir al ecoturismo fue dado por Héctor Ceballos Lascuráin, pionero del ecoturismo, quien en 1993, define el concepto de la disciplina como:


Es viajar a visitar áreas naturales relativamente sin alteración, incluyendo las áreas protegidas con el fin de disfrutar, apreciar y estudiar los atractivos naturales (paisaje, flora y fauna silvestre), así como cualquier manifestación cultural del presente y del pasado, mediante un proceso que promueve la conservación, tiene bajo impacto negativo ambiental y cultural, propicia un involucramiento activo y socioeconómicamente benéfico de las comunidades locales. (Lascuráin, 1993)


El término “ecoturismo” muestra una interpretación dual. Por un lado, implica una poderosa herramienta para el desarrollo sostenible, con un papel importante de las sociedades locales y, por otro lado, representa un pequeño segmento del mercado turístico universal. El turismo de naturaleza y ecoturismo se han convertido en recursos relevantes en la economía de ciertos países, tales como: Costa Rica, Ecuador, Kenya, Tanzania, Botswana, Australia, Nueva Zelanda y Nepal (Fraguell, R. & Muñoz, J., 2003)


El ecoturismo, poco a poco, se está convirtiendo en una de las actividades sostenibles más practicadas en la actualidad, debido a que en el Perú se encuentran varios destinos turísticos naturales que llaman la atención a los jóvenes turistas amantes de la naturaleza, quienes se animan a hacer caminatas largas, campamentos, ciclismo de montañas, etc. Además, esta clase de actividad es más ejercida por personas que necesitan conectarse con la naturaleza y dejar atrás por un tiempo la ajetreada vida de las ciudades bulliciosas y contaminadas. Se espera que el ecoturismo siga progresando ya que de esta manera ayuda a mantener, promover y conservar patrimonios culturales, reservas naturales y la participación socioeconómica con las comunidades, con la finalidad de impulsar el desarrollo sostenible.


El Ecoturismo en pueblos indígenas


La región latinoamericana es reconocida a nivel mundial por tener el mayor porcentaje de biodiversidad natural, especialmente en su amazonía. Como señala Segundo Silva (2001), hoy en día la amazonía puede ser un escenario ideal de bienestar para los consumidores de los mejores productos del mundo, y también, una plataforma internacional de las ofertas políticas y ambientalmente correctas.


Desde el siglo XIX, se concibe la idea de que los habitantes de pueblos autóctonos o indígenas son conservadores natos


de sus territorios y recursos naturales, siendo considerados “héroes naturales” o “ecologistas natos”. Es decir, cumplen un rol importante en el cuidado y protección de la biodiversidad en un mundo en el que se generan a diario cambios económicos, culturales y ambientales.


Según Azevedo Luíndia (2005, 2003), Cauper (2001), de Smith (2001) y Colvin (1994), el Ecoturismo es desarrollado principalmente en zonas agrestes habitadas por poblaciones indígenas, como los bosques húmedos de Brasil, Ecuador y Perú. Asimismo, según los autores ya mencionados, esta actividad parece ser una de las estrategias más viables para las sociedades indígenas porque promueve ingresos, puestos de trabajo, impulso de la artesanía tradicional y revitalización de valores simbólicos.


En este contexto, con la posibilidad de desarrollar el Ecoturismo como una actividad económica sostenible, los residentes de pueblos indígenas empiezan a ser socios de estos negocios a la vez que conservan intactos sus recursos naturales y deciden sobre la disposición de ellos.


Desde inicios de los años noventa, este sector perteneciente al turismo es uno de los sectores del turismo que viene creciendo a paso acelerado, generando, incluso, cierta polémica toda vez que intervienen operadores turísticos de cadenas extranjeras. Del mismo modo, pueden ser ocasionados comportamientos en las poblaciones indígenas como la migración a otras zonas, la prohibición de actividades tradicionales y la necesidad de realizar nuevas inversiones.

Por otro lado, en lo que respecta al impacto ambiental que produce el Ecoturismo, se debe tener en cuenta que este es asumido como una forma de turismo sostenible ambientalmente, pero que a la vez puede ser nocivo si es realizado en ecosistemas muy frágiles. Es por ello, que el Ecoturismo debe ser desarrollado teniendo en cuenta una adecuada cohesión social y capacitación de los pueblos indígenas involucrados.


Ecoturismo sostenible y su relación con los ODS

El 25 de septiembre del 2015, los estados miembros de la ONU adoptaron 17 objetivos que tienen como finalidad poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad para el 2030. Estos 17 objetivos guardan relación cercana con actividades económicas y promueven un mayor beneficio para las personas que se dedican a ellos y el ambiente donde se desarrollan.


El ecoturismo tiene relación directa e indirecta con cada uno de los 17 ODS, siendo los objetivos 8, 12 y 14 los que promueven el correcto desarrollo sostenible de dicha actividad.


El ODS 8 promueve trabajo decente y crecimiento económico. En el Perú, es la tercera actividad económica que genera mayores puestos de trabajo directos e indirectos para mujeres y jóvenes. Sin embargo, tomando en consideración la megadiversidad con la que cuenta nuestro país, la oportunidad de crecimiento es mayor. Por lo cual, se debería priorizar desde el MINCETUR, el MINCUL, el MIMP, sociedad civil y sector privado para que exista una correcta formalización de los trabajadores y cuenten con las herramientas necesarias para su desarrollo personal.


El ODS 12 fomenta la producción y el consumo responsable. El sector turismo está íntimamente vinculado con la venta de bienes producidos en las comunidades. Por tal motivo, es necesario incentivar planes que otorguen beneficios en el mercado a los productos que incluyan acciones de responsabilidad social con todas las partes interesadas necesarias en su producción.


Finalmente, los ODS 14 (vida submarina) y 15 (vida de ecosistemas terrestres). Ambos objetivos dependen de un turismo sostenible que asegure un correcto desarrollo de diversas comunidades, pero a su vez garantice el uso sostenible de los recursos marinos y terrestres, asistiendo en la conservación y preservación de la biodiversidad. Para lograr esto se requiere una adecuada capacitación a los actores directos de estas actividades para que se sigan aprovechando los recursos, pero se garantice sostenibilidad y a su vez esto atraiga a turistas más responsables con sus acciones.


BIBLIOGRAFÍA


Azevedo Luíndia, L. (2007). Ecoturismo Indígena. Recuperado de: https://digitalrepository.unm.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1172&context=abya_yala


Azevedo Luíndia, L. (2008). Ecoturismo de Pueblos Indígenas: Propuestas Sostenibles. Recuperado de:

http://www.filac.net/biblioteca/assets/archivo/pdf10.pdf


Fraguell, R., & Muñoz, J. (2003). Ecoturismo itinerante en el trapecio amazónico colombiano. Estudios y Perspectivas en Turismo, 13, 48-62. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6946046

Organización Mundial de Turismo. (2015). El turismo en la agenda 2030. El turismo y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Recuperado de: https://www.unwto.org/es/turismo-agenda-2030


Organización Internacional de Trabajo. (2006). Turismo y comunidades indígenas: Impactos, pautas para autoevaluación y códigos de conducta. Recuperado de: http://ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_emp/---emp_ent/---ifp_seed/documents/publication/wcms_117521.pdf


Pérez, I., Salinas, E., & Pérez, E. (2012). Consideraciones metodológicas para el desarrollo del ecoturismo a partir de las relaciones inter y transectoriales. Estudio de caso: Parque Nacional Viñales, Cuba. Gran Tour: Revista de Investigaciones Turísticas, 5, 8-26. Recuperado de: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3952765