Efecto de los conflictos armados en el ambiente

A medida que el tiempo avanza, la actividad humana -en búsqueda de satisfacer sus necesidades primarias diarias- ha generado una ruptura del equilibrio ambiental. La tecnología y la implementación de recursos nos han llevado a visualizar de primera mano todo el impacto generado, no solo por la depredación de todo aquello que nos ofrece el planeta, sino que se ha desbordado una serie de desequilibrio en las temperaturas y patrones climáticos.


A esta serie de problemas, se suma la guerra y los conflictos armados. «Durante más de seis décadas, los conflictos armados han ocurrido en más de dos tercios de los puntos clave de biodiversidad del mundo, lo que representa una amenaza crítica para los esfuerzos de conservación» (UNEP, 2018). Todo ello de manera directa e indirecta terminan acelerando la degradación ambiental.


Frente a ello, diversos movimientos y organizaciones internacionales ambientales han tratado de buscar soluciones en favor de la sostenibilidad ambiental; siendo así que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 6 de noviembre de 2001 el «Día Internacional para la prevención de la explotación del medio ambiente en la guerra y los conflictos armados». Posteriormente, el 27 de mayo de 2016, la misma Asamblea para el Medio Ambiente adoptó una resolución que reconocía el papel de los ecosistemas saludables y de los recursos gestionados de forma sostenible en la reducción del riesgo de conflicto armado.


Impactos ambientales en conflictos armados


Según el Conflict and Environmental Observatory (2020), se evidenciaron impactos ambientales antes, durante y después de conflictos armados, los cuales se mencionan a continuación:


Antes del conflicto armado

La construcción de bases militares consume recursos como agua, áreas verdes e hidrocarburos. Asimismo, los vehículos militares como autos, embarcaciones y aviones consumen hidrocarburos, lo cual aumenta la generación de CO2. El entrenamiento militar crea emisiones, perturba los paisajes, los hábitats terrestres y marinos y crea contaminación química y acústica por el uso de armas, aeronaves y vehículos.


Durante el conflicto armado

El uso de armas explosivas en áreas urbanas crea grandes cantidades de escombros, los cuales pueden contaminar el aire y el suelo. La técnica de tierra quemada incluye la destrucción de la infraestructura agrícola como canales, pozos y bombas y la quema de cultivos que dan soporte alimenticio. En diversos ecosistemas se destruyen hábitats y sistemas naturales que afectan a la flora y fauna locales y pone en peligro de extinción a muchas especies. Las leyes y regulaciones ambientales son ignoradas por la población y no existe fiscalización ambiental. Los sistemas de gestión a menudo fallan durante los conflictos armados, lo que provoca un aumento de las tasas de vertido y quema de residuos sólidos, una gestión ineficiente y una menor segregación de estos residuos sólidos.


Después del conflicto armado:

El desplazamiento humano es común en los conflictos armados, en los cuales existe una gran huella ambiental por los campamentos para refugiados, que carecen de servicios esenciales como agua, saneamiento y gestión de residuos. Del mismo modo, se ha demostrado un gran aumento en las tasas de deforestación en muchos países que salen de un conflicto armado.


Ejemplos de impactos ambientales de guerras y conflictos armados


Como se ha visto, las consecuencias de los conflictos armados que azotan nuestra sociedad no solo tienen como víctimas vidas humanas, sino todo el medio ambiente. Los casos de estudio son varios, y dada la coyuntura actual, es pertinente hacer mención del caso ucraniano. Ucrania cuenta con un número considerable de instalaciones industriales -muchas en desuso- las cuáles de por sí resultan bastante nocivas al ambiente por actividades que van desde la producción química hasta la fundición de metales (PAX for Peace, 2020).


Si bien no ha habido un desastre ambiental considerable desde el fatídico episodio en Chernobil, lo cierto es que, al ritmo en el que se está desarrollando la invasión rusa y teniendo en cuenta el arsenal que opera dentro de territorio ucraniano, existe un gran riesgo de provocar (nuevamente) un suceso de consecuencias igual o más nefastas para el planeta. En el caso de la región de Donbass, si bien es cierto muchas fábricas ya no operan en la actualidad; las instalaciones, así como los materiales que permanecen ahí suponen un gran peligro tóxico para Europa (Yakovliev y Chumachenko, 2017).


“El problema no es sólo que la guerra destruya el medio ambiente. El problema también es que la explotación de los recursos naturales desencadena y alimenta más conflictos” (Greenpeace, 2012).


Estamos ante un escenario en donde el medio ambiente es destruido de manera sistemática por el hombre antes, durante y después de un conflicto armado. Ya en nuestra región, tenemos el caso colombiano. Tras el acuerdo entre las FARC y el gobierno de Santos en 2016, se produjo un vacío de poder en las zonas que alguna vez fueron controladas por la guerrilla revolucionaria. Con esto, la actividad minera ilegal, así como el cultivo de coca (PAX for Peace, 2020) han aumentado la deforestación en Colombia. Tal y como en otras zonas afectadas por la guerra, la falta de políticas ambientales descentralizadas y eficientes ha traído consecuencias negativas para las regiones en donde se realizan dichas actividades.


Conclusiones


Sin una gobernanza ambiental que pueda llevar a cabo fiscalizaciones constantes y potenciar proyectos amigables con el ambiente, el panorama de cara al 2030 es poco alentador. Para que los acuerdos de Paz sean exitosos, deben considerarse también los procesos ambientales que se ven afectados por los conflictos y las actividades económicas- legales e ilegales- que tuvieron lugar en las zonas afectadas. ¿Qué podemos hacer nosotros al respecto? Alzar nuestra voz y visibilizar esta problemática para que los poderes estatales tomen acción, antes de que sea demasiado tarde para el planeta. A nivel internacional, las Naciones Unidas han intentado reducir los daños al medio ambiente en zonas de conflicto alrededor del mundo; no obstante, naciones aún se encuentran en contra de la implementación de barreras de protección. Hoy más que nunca, la problemática ambiental que la humanidad está enfrentando necesita ser considerada dentro de la resolución de conflictos y comprender que no sólo se atacan bandos en un conflicto, sino también nuestro hogar: la Tierra.

Bibliografía


UN Environment Program. (06 de noviembre 2018) El devastador impacto de los conflictos en el medio ambiente. https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/reportajes/el-devastador-impacto-de-los-conflictos-en-el-medio-ambiente


Conflict and Environmental Observatory. (04 de junio 2020). How does war damage the environment?.https://ceobs.org/how-does-war-damage-the-environment/


Greenpeace. (2020). Wars silent victim. https://www.greenpeace.org/usa/wars-silent-victim/


PAX for Peace. (2020) Witnessing the Environmental Impacts of War. https://paxforpeace.nl/media/download/witnessing-the-environmental-impacts-of-war.pdf


Yakovliev, Y., & Chumachenko, S. (2017). Ecological Threats in Donbas, Ukraine. Centre for Humanitarian Dialogue. Ceneva, 64.