Visión hacia el futuro: Iniciativas juveniles orientadas a la gestión y accesibilidad del agua

Por:

  • Raiza Quillahuaman

  • Daniel Cutimanco

  • Esteban Cabrera


El anhelo hacia un cambio


Entender la realidad es tener la capacidad de mirarla desde distintas perspectivas más allá de la propia; realidades que, en muchos casos, suelen ser muy diferentes a la nuestra.

A partir de una aproximación desde la empatía y solidaridad, es que despierta en la juventud las ganas de generar un cambio positivo. Esto con el propósito de acortar aquellas brechas que impiden que muchas personas alcancen una vida digna y de calidad.

Dentro de estas diferencias necesarias de acortar, es donde resalta la escasez y poca accesibilidad al agua, el cual es un recurso vital para el desarrollo de la vida y que sigue siendo un anhelo para un sector importante de la población local y mundial.

A pesar de una serie de esfuerzos realizados a través de los años para disminuir esta situación compleja, aún hay mucho por hacer. Aprender de lo recorrido nos permitirá generar mejores condiciones para millones de personas que necesitan una mejora en términos de salud y alimentación;siendo conscientes del acceso al agua potable en la proliferación de enfermedades, como también en la calidad de la producción agrícola-ganadera. ACNUR (2019)


Desde una perspectiva global : IWA + Youth for Water

Nos encontramos frente a una problemática mundial donde más del 40% de la población no tiene acceso a recursos hídricos.

En África, dos de cada tres habitantes de zonas rurales no tienen acceso a agua potable, según la Organización Ayuda en Acción, lo que genera muertes por deshidratación y desnutrición, producto de la falta de alimentos derivados de la escasa producción agrícola-ganadera. Además de generar condiciones precarias que suman a la propagación de enfermedades infecciosas como el cólera, según datos de la ONU (2019).

El crecimiento urbano desmedido de Latinoamérica, no ajena a la problemática, ha incrementado las condiciones precarias del hábitat, causadas por el difícil acceso a agua limpia y segura.

A pesar de que Latinoamérica es el subcontinente con la disponibilidad más alta del mundo, según informes de la Deutsche Welle (2021), es importante diferenciar la disponibilidad y el acceso, donde se cita que ”177 millones de habitantes no cuentan con el servicio de agua ni saneamiento. A esta población se suman 256 millones de habitantes que en la región evacúan sus desechos a través de letrinas y fosas sépticas”, evidenciando que la falta de agua equivale a una mayor creación de focos infecciosos de diversos virus y gérmenes.

Frente a estas problemáticas, se han sugerido diversas formas de realizar cambios de impacto que ayuden a mitigar los efectos expuestos. Un hecho a destacar es la importancia del liderazgo juvenil en la resolución de problemas y búsqueda de soluciones frente a los hechos planteados.

En concreto, existen dos organismos de iniciativa juvenil que, a nivel internacional, resaltan por su labor en ese campo: The International Water Association (IWA) y World Youth Parliament for Water (WYPW).

IWA es una organización sin ánimo de lucro y knowledge hub del sector hídrico. Es un medio de networking, donde profesionales (científicos, investigadores, empresarios de tecnología y de compañías de agua, entre otros) de más de ciento treinta países generan enfoques novedosos a la problemática del agua.

Su Plan Estratégico 2019-2024 (2019) indica que la organización está enfocada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en concreto al ODS 6: agua limpia y saneamiento. Uno de los problemas planteados en el documento es la diferencia en cómo afecta el tema del agua a los países, según su nivel de ingresos.

En los países de menores ingresos, el crecimiento poblacional y la urbanización demanda una cantidad exponencialmente alta del recurso hídrico, generando la necesidad de incrementar el abastecimiento de este servicio público mediante una mayor eficacia operativa y comercial. En los países de altos ingresos, por otro lado, se les exige concientización y anticipación a futuros desafíos, así como la colaboración con sus pares de menores ingresos.

Otra problemática que se afronta es la falta de recursos humanos causada por deficiencias educativas. En ese sentido, IWA ayuda a cerrar la brecha de capacidad mediante la capacitación y preparación de jóvenes en tratamiento de agua y, en especial, saneamiento.

Otras funciones de IWA son la integración de la investigación y la práctica para apoyar a empresas y gobiernos con habilidades técnicas. Así, IWA contribuye en la búsqueda de precios adecuados para redes de agua, la decodificación del ADN del agua residual y la investigación de límites de la ósmosis inversa, un proceso de potabilización del agua. De esta forma, el trabajo de IWA es tanto teórico como práctico, permitiendo aplicar los resultados de sus investigaciones en proyectos y colaborando con el área pública y privada.

En resumen, IWA forma una red de profesionales que trabajan para la gestión inteligente, sostenible e igualitaria de recursos hídricos. Además, incluye como parte de su misión la promoción de conocimiento en la agenda del agua, el fomento de la innovación, la provisión de experiencia y liderazgo a sus miembros, y el apoyo a la comunidad internacional para el cumplimiento de los ODS.

El WYPW es una red mundial de jóvenes de al menos ochenta países. Sus miembros abordan problemáticas del agua, como la accesibilidad y saneamiento.

Acorde con su página web, el trabajo de la organización se divide en: concientización, abogacía, acción local e investigación.

La concientización promueve la educación en temas relacionados al agua para jóvenes de todos los países. La abogacía trata la movilización de jóvenes para que se expresen con una perspectiva al futuro para una gestión pacífica y sostenible del agua. La acción local se enfoca en el apoyo a proyectos comunitarios descentralizados, usualmente relacionados al acceso al agua potable, al saneamiento y la gestión saludable de cuencas. Finalmente, la investigación se centra en la conexión entre sociedad, medio ambiente, y las diferentes perspectivas del manejo de recursos hídricos (World Youth Parliament for Water, 2021).

En el sitio web de la organización también se brindan los motivos por los cuales ésta realiza su labor. Estos son paz, equidad y medio ambiente.

Respecto a la paz, se señala que la red está comprometida con la cooperación internacional de recursos hídricos compartidos, dando prioridad a la participación equitativa e integral de cada parte interesada. En equidad, se explica que se busca la inclusión y consulta de minorías para la realización de su trabajo, con el fin de superar desigualdades. Finalmente, respecto al medio ambiente, se aclara que abogan por una mayor confianza en el medio ambiente, buscando soluciones basadas en la naturaleza y en equilibrio con esta.

El portal de UN Water, mecanismo interagencial de las Naciones Unidas, señala que WYPW posee una estructura organizativa descentralizada, permitiendo a los miembros de los distintos países optar por aquellas cuestiones de su interés relacionadas al agua. Además, señala que el trabajo de WPYM es diverso, dinámico y centrado en el ODS 6.


Una mirada local: Los proyectos e iniciativas frente a la gestión y accesibilidad del Agua en el Perú


En nuestro país existen aproximadamente 8 millones de peruanos que lidian con este contexto de escasez, y subsisten a partir de un sistema de abastecimiento informal mediante cisternas que comercializan el agua a precios elevados en zonas periurbanas segregando aún más a la población de escasos recursos. Adicional a ello, las instalaciones precarias de gestión de residuos, dificultan la creación de un entorno más saludable y adecuado urgente, dentro de una crisis sanitaria como en la que nos encontramos actualmente.

Sin embargo, dentro de la complejidad del panorama es que surgen las grandes soluciones, explicando así la generación de diversos proyectos e iniciativas en el Perú y en todo el mundo, gestionadas principalmente por jóvenes, que significan una esperanza hacia un futuro con un uso más responsable y un mayor acceso al recurso más preciado.

Frente a ello es que el cuidado del agua en el Perú se ha convertido en una política nacional. Muchas organizaciones (públicas, privadas y particulares) han creado proyectos innovadores, no solo para proteger este importante elemento, sino también para llevarlo a más partes del país.

Según la Autoridad Nacional del Agua (ANA), “Uno de cada tres peruanos no tiene acceso a conexiones de agua o, en el mejor de los casos, goza de un acceso restringido. De acuerdo con la Autoridad Nacional del Agua (ANA), no se trata de un caso de alta demanda y escaso producto: cada año desperdiciamos 37% del fluido, en gran parte por un mal uso en el sector agrario y por la alta demanda de industrias como la minera”, sostiene la institución.

Iniciativas lideradas por universidades y financiadas por el Consejo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Tecnológica (Concytec) y en convenio con el Banco Mundial (BM), han apostado por desarrollar propuestas científicas que tienen como objetivo mejorar el uso, calidad y distribución del agua en el país, teniendo en cuenta que muchos peruanos aún no cuentan con acceso directo a este valioso recurso.

Como ejemplo, tenemos los siguientes proyectos dirigidos por universidades peruanas (dos de Lima, uno en Piura y otro de Junín), que han apostado por desarrollar propuestas científicas:

El trabajo de la Universidad de Piura “Optimización del uso del agua en el sistema de riego por inundación del banano orgánico, utilizado por pequeños productores del Valle del Chira, Piura”, se centra en el diseño de riego por inundación optimizada, que emplea data real de las variables que afectan el proceso de producción del banano orgánico y mide la influencia del uso inteligente del agua en las características finales del fruto y su productividad a través de un modelo matemático.

“Diseño y validación de robot móvil con sensor inteligente de fallas en tuberías primarias de agua en Lima Norte” de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), el objetivo del proyecto es desarrollar y validar una solución que integra un robot móvil y un sistema de censado inteligente para detección y evaluación de fallas internas en tuberías primarias de agua en Lima Norte.

Recobrando aguas de la industria, la Universidad Nacional del Centro del Perú tiene el proyecto: “Recuperación de afluentes de la industria láctea mediante biomasa microbiana autóctona y energía solar para producir agua y bioenergía de uso agrícola”. La iniciativa tiene como objetivo recuperar los afluentes de la industria láctea mediante el uso de biomasa microbiana autóctona y energía solar, mediante un proceso que no solo producirá agua sino también bioenergía de uso agrícola.

“Estudio de minerales de óxido de hierro natural para el desarrollo de tecnologías de remediación de aguas contaminadas de arsénico y/o compuestos orgánicos persistentes (COPs) bajo el proceso foto-Fenton-like solar”, de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI). El objetivo es estudiar los óxidos de hierro natural de yacimientos peruanos para su empleo masivo en la remediación integral de aguas contaminadas, aprovechando sus propiedades adsorbentes para la remoción de arsénico y destrucción de compuestos orgánicos persistentes (COPs).


Conclusiones


El llamado a la acción y el costo de no hacer nada

A lo largo del artículo, se posiciona la idea de incentivar a la ejecución de iniciativas y estudios que puedan ser puestos en marcha, tanto a corto como mediano plazo.

Creemos que es importante promover la importancia de la aplicabilidad del conocimiento, como producto de investigaciones con alto rigor científico dentro de un contexto local carente de oportunidades, para una auténtica innovación que pueda generar un impacto multisectorial con un alcance significativo.

El costo de no hacer nada puede llegar a ser muy alto e irreversible, para lo cual se deben plantear planes de inversión y estrategias de ejecución. Y, si se orientan hacia la gestión del conocimiento y el propósito de iniciativas juveniles, generarían mayores oportunidades para hacer realidad el cambio anhelado de un manejo adecuado del agua.


La participación juvenil como pilar fundamental

Es importante resaltar el papel de la juventud en las iniciativas presentadas. Dada la visión a futuro que se le brinda de la gestión del agua, resulta esencial que quienes muestren mayor interés por el uso adecuado a largo plazo de los recursos hídricos sean los y las jóvenes, tanto a nivel local como internacional.

La labor que cumplen organizaciones como IWA y WYPW en la capacitación de jóvenes así como los proyectos desarrollados por universidades peruanas, muestran el compromiso de las nuevas generaciones por lograr un cambio en el manejo de este preciado recurso.


La necesidad del trabajo colaborativo para viabilizar los objetivos trazados.

Requerimos de una mejor coordinación entre las diferentes instituciones del estado vinculadas a la gestión de los recursos hídricos, y sobre todo, de una mirada común que nos permita abordar este problema e incorporar estos elementos que cada día se hacen más necesarios, sobre todo para contar con un servicio sostenible y de calidad.

Es urgente que no solo las autoridades tomen actitudes y medidas para frenar y revertir este problema, sino también que cada uno de nosotros, desde el lugar en donde nos encontremos, cuidemos y usemos de manera responsable este recurso cada vez más escaso.



Referencias