Poniendo frente al cambio climático: acciones para mitigar la huella de carbono

Por: Esteban Cabrera, Shirley Moya y Joaquín Quispe


En la lucha contra el cambio climático, es sumamente importante el avance individual de cada país. La manera más eficiente de lograr ello es primero reconocer cuánto contribuye cada uno al calentamiento global. Esto se logra medir mediante la huella de carbono. Esta es definida como la medida del impacto de todos los gases de efecto invernadero (GEI) producidos por nuestras actividades tal como lo señalan Schneider y Samaniego. A través de esta medición, es posible estimar cuánto contribuye un país a la crisis climática por medio de la emisión de estos gases.


En América Latina, el tema ha sido poco explorado, por lo cual pocos países han tomado acciones para cuantificar la huella de carbono de sus exportaciones (Schneider y Samaniego, 2009, p. 34). Empero, la situación de la región muestra que esta será una de las más damnificadas por el calentamiento global, y, por tanto, su huella de carbono tendrá un claro impacto.


Acorde con un reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) titulado Calentamiento global de 1,5°C, un incremento de la temperatura de tan solo 1,5°C reduciría los rendimientos del maíz, el arroz, el trigo, y otros otros cereales, principales en regiones al sur global, incluída América Central y del Sur, mientras que un incremento de 2°C tendría graves consecuencias para la disponibilidad de alimentos en el Amazonas (IPCC, 2018, p. 15).


De acuerdo con un estudio de Sebastian Bathiany, científico investigador de la Universidad de Wageningen, Países Bajos, los países pobres recibirán no solo el mayor aumento de las temperatura promedio, sino también una mayor variación (The Economist, 2018). Esto significa que habrá más picos de temperaturas extremas, tanto altas como bajas. Nuevamente, la zona más perjudicada sería la selva amazónica; mientras que las regiones ubicadas al norte, incluyendo Estados Unidos y Europa, estarían poco afectadas por este fenómeno (The Economist, 2018). Así, es evidente una disparidad en aquellos países más contribuyentes al cambio climático, y aquellos que serán más afectados.


Actualmente, la crisis climática ya ocasiona múltiples efectos adversos en diversas poblaciones a lo largo de todo el territorio peruano, y se tiene previsto que, con el paso del tiempo, estos efectos se vayan agravando. En principio, se ha notado que los cambios en patrones del clima han causado problemas de abastecimiento de agua, cambio en las precipitaciones e incremento de la temperatura.


Existen varios reportes, estudios y denuncias en distintas zonas de todo el país que evidencian esta clara relación causal entre el cambio climático y consecuencias drásticas para los ecosistemas de estas zonas. Varias comunidades de Caylloma, en Arequipa, han reportado recientemente, tanto a instituciones estatales como a ONGs, la pérdida de glaciares, la sequía de manantiales, la disminución del nivel del agua en ríos, y la erosión del suelo (Stensrud, 2021, p. 100). En el Arroyo del Diablo, Tacna, se espera un incremento en las precipitaciones, así como, en la temperatura de la superficie durante los próximos 30 años (Pino-Vargas. & al., 2021). Asimismo, existe evidencia de que el aumento de la temperatura ha causado el retroceso del área glaciar en la Cordillera Huaytapallana, en Junín (Bulege-Gutiérrez y Custodio, 2020, pp. 247-248).


Por este motivo, para nuestro país es sumamente importante el tomar acción, reduciendo nuestra huella de carbono y, por tanto, nuestro impacto ecológico. De esta forma podemos ayudar a mitigar los efectos del calentamiento global. A continuación, mostraremos algunos proyectos, primero a nivel regional y luego a nivel local, que buscan soluciones a esta problemática.


Iniciativas globales para mitigar la huella ecológica


A nivel regional, en Latinoamérica, se han producido algunos avances en Chile con respecto a la medición de huella de carbono a través de plataformas digitales nacionales.


Sebastián Garín, responsable de la plataforma Huella Chile, sostuvo que esta herramienta comenzó a operar en 2015 para fomentar la participación del sector privado en el compromiso climático de dicho país. “Hoy son más de mil organizaciones registradas en esta plataforma que les permite cuantificar, reportar, verificar la huella de carbono y postular a un reconocimiento para obtener un sello de cuantificación, reducción, neutralización o declaración de excelencia, según sea el caso” (Ministerio del Ambiente, 2020).En el caso de Brasil, se han logrado avances en el sector de residuos, que es una fuente de emisiones muy importante para ciudades como San Pablo y Río de Janeiro.


Un municipio que utiliza energía de los residuos es Lauro de Freitas, ubicado en la región metropolitana de Salvador. El Aterro Metropolitano Centro, en el balneario de Bahía, construyó una planta termoeléctrica para generar energía a partir del biogás (metano) resultante de la descomposición de residuos. La energía se inyecta en la red eléctrica y se vende a empresas (ICLEI, 2021)


Otro paso importante se realizó en España con el uso del hidrógeno renovable en el sector energía, que representa un papel importante para la descarbonización de sectores de difícil electrificación.


Aldo Pérez (2022) refiere que el objetivo marcado por el Gobierno de España, marca cuatro gigavatios (GW) de potencia instalada de electrolizadores a través de fuentes de energías renovables de cara a 2030. Para lograrlo, el Consejo de Ministros ya ha aprobado la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que movilizará una inversión superior a 16.300 millones de euros.


Iniciativas nacionales para mitigar la huella de carbono


El Estado peruano también ha contribuido con iniciativas para contrarrestar nuestra huella ecológica. El Ministerio del Ambiente (MINAM) implementó la plataforma digital “Huella de Carbono Perú” para que organizaciones públicas y privadas puedan cuantificar su impacto en la huella de carbono, con el fin de incentivar un compromiso de las empresas para alcanzar un desarrollo sostenible. El MINAM otorga un reconocimiento oficial a las organizaciones por un comportamiento responsable con el medio ambiente a través de cuatro reconocimientos, según los avances reportados por estas.


Estos reconocimientos se dividen en Primera Estrella, cuando la organización genera su reporte de huella de carbono; Segunda Estrella, cuando, además de calcular la huella ecológica, la acredita en NTP ISO 14064; Tercera Estrella, si la organización ha calculado y verificado por dos años consecutivos su huella de carbono y la diferencia entre las dos presenta reducciones de emisiones en términos absolutos y/o relativos; y, por último, Cuarta Estrella, si la organización adquiere créditos de carbono para neutralizar las emisiones de CO2 calculadas en la huella de carbono.


Un total de 14 millones de toneladas de dióxido de carbono emitidas, equivalentes al carbono almacenado en 38,000 hectáreas de bosque amazónico, se han reportado en la herramienta Huella de Carbono Perú (Ministerio del Ambiente, 2020).


Conclusiones


La evidencia apunta que, si bien es cierto que la crisis climática tendrá un efecto en todo el mundo, las regiones más afectadas serán aquellas localizadas al sur global. En particular, las zonas cercanas al ecuador y la región amazónica serán más perjudicadas, tanto por un aumento de temperatura, como por una mayor variación de la misma. Esto ocasionará problemas en el abastecimiento de agua y de alimentos.


Si bien los países más desarrollados son aquellos que cuentan con mayor responsabilidad en la actual crisis climática (pero son los que menos se verán afectados), es claro que no son los únicos que deben actuar al respecto. Cada país, sin excepción, debe disminuir qué tanto contribuye al cambio climático. Ello implica reducir la huella ecológica o de carbono. En Iberoamérica se están llevando iniciativas en varios países que buscan apoyar de esa forma.


En Perú, a pesar de que hemos tenido avances los últimos años en la reducción de emisiones de GEI, y, por tanto, de nuestra huella de carbono, aún estamos lejos de lograr el objetivo de cero emisiones. El gobierno peruano por medio del MINAM ha aportado con iniciativas para reducir nuestra huella de carbono. Sin embargo, dichos esfuerzos son insuficientes. Por este motivo, es importante que desde nuestras posibilidades también podamos contribuir al objetivo adaptando nuestros hábitos para reducir nuestra huella de carbono.


Referencias

Astrid B. Stensrud. (2021). Watershed Politics and Climate Change in Peru. Pluto Press.


Bulege-Gutiérrez, W., & Custodio, M. (2020). Cambio climático y retroceso glaciar en la Cordillera Huaytapallana, Perú. Tecnología y Ciencias Del Agua, 11(2), 229–261. https://doi-org.ezproxybib.pucp.edu.pe/10.24850/j-tyca-2020-02-06


CPPS. (2014). Línea base del conocimiento regional sobre las implicancias de la huella de carbono en los procesos de toma de decisiones. Comisión Permanente del Pacífico Sur - CPPS. Guayaquil, Ecuador. Serie Estudios Regionales No. 2. p. 133.

El Peruano. Huella de Carbono Perú: herramienta reporta 14 millones de toneladas de CO2 emitidas. (2021). El peruano. Recuperado de https://elperuano.pe/noticia/131508-huella-de-carbono-peru-herramienta-reporta-14-millones-de-toneladas-de-co2-emitidas

ICLEI - Gobiernos Locales por la Sustentabilidad. (2021). Brasil gana primer catálogo de acciones para reducir Gases de Efecto Invernadero en municipios. Recuperado de https://americadosul.iclei.org/es/brasil-gana-primer-catalogo-de-acciones-para-reducir-gases-de-efecto-invernadero-en-municipios/

IPCC. (2018). Summary for Policymakers. En: Global Warming of 1.5°C. An IPCC Special Report on the impacts of global warming of 1.5°C above pre-industrial levels and related global greenhouse gas emission pathways, in the context of strengthening the global response to the threat of climate change, sustainable development, and efforts to eradicate poverty [Masson-Delmotte, V., P. Zhai, H.-O. Pörtner, D. Roberts, J. Skea, P.R. Shukla, A. Pirani, W. Moufouma-Okia, C. Péan, R. Pidcock, S. Connors, J.B.R. Matthews, Y. Chen, X. Zhou, M.I. Gomis, E. Lonnoy, T. Maycock, M. Tignor, and T. Waterfield (eds.)]. World Meteorological Organization, Geneva, Switzerland, 32 pp.

Ministerio del Ambiente. (2020). Países latinoamericanos impulsan alianza que busca reducir emisiones de gases de efecto invernadero. Recuperado de https://www.gob.pe/institucion/minam/noticias/306860-paises-latinoamericanos-impulsan-alianza-que-busca-reducir-emisiones-de-gases-de-efecto-invernadero

Pérez, A. (2022). La regulación del hidrógeno verde que necesita España. El Economista. Recuperado de ttps://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/11557298/01/22/La-regulacion-del-hidrogeno-verde-que-necesita-Espana.html

Pino-Vargas, E., Chávarri-Velarde, E., Ingol-Blanco, E., Mejía, F., Cruz, A., & Vera, A. (2022). Impacts of Climate Change and Variability on Precipitation and Maximum Flows in Devil’s Creek, Tacna, Peru. Hydrology (2306-5338), 9(1), 10. https://doi-org.ezproxybib.pucp.edu.pe/10.3390/hydrology9010010


Schneider, H. y J.L. Samaniego. (2009). La huella del carbono en la producción, distribución y consumo de bienes y servicios, documentos de proyectos, N° 298, Santiago de Chile, Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

The Economist. (2018). Climate change will affect developing countries more than rich ones. Recuperado de : https://www.economist.com/graphic-detail/2018/05/09/climate-change-will-affect-developing-countries-more-than-rich-ones