Las 05 lecciones de mi primera Startup: Atando cabos sueltos

Autor: Alonso Corvera


Aventurarse en el camino del emprendimiento es una experiencia totalmente gratificante y enriquecedora. Desde la creación de la idea de negocio hasta su puesta en marcha, el emprendedor debe superar diversos obstáculos, con el objetivo de reducir la posibilidad de quiebra o fracaso del emprendimiento. Todas estas peripecias le permiten llevar al límite sus habilidades, convirtiéndose en valioso aprendizaje para el futuro. A través del presente artículo, el autor compartirá las lecciones más importantes que recogió de esta venturosa experiencia llamada “emprender una startup”.


Javier García y Enrique Gonzáles, autores de La Burbuja Emprendedora (2017) afirman que emprender no es sólo crear una empresa, sino más bien es un estilo de vida, una actitud hacia el aprendizaje , hacia los retos, hacia querer sumar y aportar, pensar y diseñar cosas nuevas, hacerlas, arrancarlas e iniciar nuevamente. En ese sentido, los emprendimientos educativos Edtech o de tecnologías educativas resaltan con gran notoriedad, a pesar de los tiempos borrascosos de hoy. Actualmente, el surgimiento de nuevas tecnologías está cambiando el paradigma de la enseñanza y el aprendizaje tradicional. Sabrina Seltzer, directora de Innovación Abierta y Emprendimiento Edtech del TEC de Monterrey, argumenta que el significado del término “Edtech” estriba en dos aristas: un área académica, con perspectiva tecnológica del aprendizaje; y otra práctica, a través de una disposición tecnológica en centros de enseñanza (TEC de Monterrey, 2019).


No obstante, y de acuerdo a estudios recientes de la consultora Holon IQ, expertos en la industria de soluciones educativas, los presupuestos públicos destinados a educación son, en muchos países, menores a los de salud y otros sectores. Esto debido a múltiples factores que deponen los incentivos para su crecimiento o interés por parte de actores participantes. Por otro lado, el gasto en digitalización representa el 3% del total de partidas, siendo un número ínfimo para una demanda cada vez mayor de estudiantes que migran hacia lo digital (La Nación, 2019).

Frente a esta brecha educativa claramente identificada en países emergentes como el Perú, algunos emprendimientos surgen para poder estrechar lazos entre lo real y lo proyectado, aportando con mejoras que permiten perfeccionar la experiencia educativa. Entre los emprendimientos destacan las startups , las cuales son definidas por Paul Graham, cofundador de Y Combinator, como empresas diseñadas para crecer rápido, siendo el crecimiento acelerado su principal característica (Graham, 2012). Otras cualidades resaltantes son el uso omnipresente de la tecnología en su producto o servicio, con un modelo de negocio innovador y de fácil adaptabilidad a las necesidades de las personas Cabe mencionar que el autor del presente artículo tuvo la oportunidad de poder cofundar una startup, obteniendo diversos logros, entre los que se pueden resaltar concursos regionales (2017) y campeonatos nacionales universitarios (2018), experiencias internacionales en USA (2018) e Italia (2019), así como financiamientos de capital semilla por parte de Innóvate Perú (2018).


Sin embargo, todo emprendedor debe pasar por el famoso “Valle de la Muerte”, concepto ampliamente conocido en la jerga del capital riesgo, por ser el período de tiempo desde la captación del primer financiamiento de la startup hasta la generación de ingresos de forma autónoma (Jiménez, 2019). Otros reconocen a este término con una noción más relacionada a la quiebra empresarial, originada por diversos factores tanto interno como externos. De una u otra forma, la startup anteriormente mencionada, si bien obtuvo diversos resultados positivos durante su creación, no logró superar satisfactoriamente esta crítica fase de todo emprendimiento. A pesar de ello, esta experiencia permitió resumir y precisar cuáles han sido los cinco puntos clave o lecciones a rescatar de esta primera experiencia en una startup. Los cuales pueden ser aplicados a cualquier emprendimiento sin importar la industria en la que se encuentre. Ergo, a continuación, se describe cada uno de ellos:

  1. Cuidar las finanzas: Primordial. Cada sol que sume a los objetivos del emprendimiento vale. Si bien los socios deben recibir un monto que recompense el trabajo, se debe reunir esfuerzos para priorizar las necesidades del emprendimiento, incluso sobre los personales.

  2. Los socios deben compartir tu “hambre”: Los partners o socios fundadores del emprendimiento deben tener las mismas ganas de sacar adelante el negocio que tú. Todos deben “empujar el carro” en la misma dirección.

  3. La visión de los socios: Los socios deben poseer metas y planes con fines comunes para el propósito del emprendimiento. Por ejemplo, si al cabo de unos años y con el emprendimiento en rápido crecimiento, alguno de los socios piensa deslindarse completamente del emprendimiento , mientras que los demás se enfocan en acelerar aún más el crecimiento de la empresa, se identifica rápidamente un conflicto de objetivos que podría convertirse en una “bomba de tiempo” si no es tratado diligentemente bajo un consenso.

  4. Estrategia: A través de hitos e indicadores, medir cada avance del emprendimiento, independientemente del resultado obtenido. Asimismo, constantemente se debe optar por un plan “B” para gestionar contingencias y reducir sus probabilidades de ocurrencia.

  5. Los mentores: Esencial para todo emprendedor. Permite al socio descubrir su potencial, siendo su brújula en momentos de incertidumbre o en la toma de decisiones importantes. Por ello, es crucial escuchar su consejo.

  6. Enamorado del problema (BONUS): Muchos expertos califican este punto como una de las características notables que separan a un emprendedor normal de uno disruptivo. Enamorarse del problema es encontrar y validar diversas alternativas de solución para el problema entablado. Esto permite que independientemente de las bondades que la propuesta de valor ostente, si el mercado no muestra interés o no paga por el producto/servicio, puedes pivotar hacia otras alternativas.

Finalmente, hay muchos más aprendizajes que pueden traerse a colación, sin embargo, los puntos desarrollados fueron seleccionados por el autor en base a su experiencia personal, con el objetivo de contribuir a que más personas puedan aplicar lo indicado anteriormente en sus emprendimientos. Hoy, siendo el autor un intra-emprendedor corporativo, considera que la gran mayoría de las enseñanzas adquiridas con la startup le han permitido “surfear” satisfactoriamente en desafiantes “olas de transformación digital” en corporativos. Por lo tanto, si el lector ya tiene un vistazo de la riqueza de aprendizaje que se puede obtener al emprender, ¿por qué no tomar la decisión de hacerlo?

 

Referencias:

García, J., & González, E. (2017). La burbuja Emprendedora. Barcelona, España: Ediciones Urano.


Jiménez, J. (20 de Septiembre de 2019). Qué es el Valle de la muerte de las Startups y cómo superarlo. EmprendeRioja. Recuperado el 30 de Octubre de 2020


La Nación. (06 de Marzo de 2019). Empresas Edtech: La tecnología invade la Educación. La Nación. Recuperado el 30 de Octubre de 2020


TEC de Monterrey. (24 de Septiembre de 2019). ¿Qué es Edtech? Su definición e impacto a lo largo de los años. Observatorio de Innovación Educativa, Monterrey, México.